La emoción que embargó a Romina Pancetti cuando fue elegida como la nueva Miss Derby 2019, denotan la sencillez y la naturalidad que desde un inicio la
joven demostró en el concurso.

Lágrimas que reflejaron el gran esfuerzo y la perseverancia que desplegó en cada actividad que debió desarrollar en lo que fueron las semanas previas a la nominación. Ya en la calma de los días posteriores, y cuando comienza a asumir el importante rol que desde ahora deberá desempeñar, hace una reflexión de lo que fue el proceso hasta convertirse en ganadora. "Fueron semanas intensas, ya que estaba terminando el año, tenía que cumplir con algunos compromisos laborales y además con las actividades que se debían realizar como parte del concurso.
Acá debo agradecer a mi círculo cercano, a mi mamá Lorena Figueroa y a mi pololo Gino Marengo, ya que sin el apoyo de ellos, no habría podido hacer todo". Romina cuenta que esta era la segunda vez que se presentaba al concurso. La primera lo hizo con tan solo 18 años, oportunidad en la que no resultó seleccionada.
"Esta vez fue una amiga la que me motivó a participar. Yo tenía mis dudas, ya que si la primera vez no había quedado, por qué ahora iba a ser la diferencia. Recuerdo que me dijo que si no postulaba, ella llenaría el formulario por mí. Al final me terminó convenciendo."

"Parte de los requisitos era enviar una foto y un video. La verdad es que entre una cosa y otra se me había pasado el tiempo y el video no lo había mandado. Me llamaron para decirme que si no lo enviaba iba a quedar fuera, así que a último minuto lo grabé y lo mandé. Cuando me llamaron para decirme que había sido seleccionada entre las 24 semifinalistas, fue una total sorpresa".
 De ahí en adelante Romina comenzó a recorrer un camino en donde solo hubo espacio para demostrar una encantadora personalidad, muy dulce y segura a la vez, que fueron parte de los atributos por los cuales fue elegida.
 "Creo que además se sumó mi progreso y perseverancia a lo largo de las semanas. Siempre estuve muy atenta a ver cómo mejorar y cómo superarme, y eso es una forma que tengo incluso de parame frente a la vida".
Clases de maquillaje, de imagen, de protocolo, de pasarela e hípica fueron solo algunas de las tantas instancias a la cual Romina y sus 7 compañeras finalistas debieron asistir. De cada una ellas saca enormes aprendizajes, de los cuales se siente muy agradecida. "Más allá de haber ganado, el estar en este concurso te aporta en muchos sentidos, tanto en lo personal como también en lo social y profesional. Siempre dije que desde ese punto de vista todos fuimos ganadoras".

UN DÍA ESPECIAL


El día de la Copa Jackson se convirtió para Romina en una jornada que jamás olvidará. Cuando el reloj marcaba las 19.30 horas, era el minuto de conocer el nombre de la nueva reina. Romina jamás pensó que ella iba a ser la escogida. Sen\a que algunas de sus compañeras tenían méritos de sobra para serlo. Por ello cuando escuchó su nombre no lo podía creer. Estalló en lágrimas y solo tuvo palabras de agradecimiento para todos quienes la habían acompañado en esta corto, pero intenso camino.
"Cuando pasaron las horas fui asumiendo lo que estaba viviendo. Con los días he ido entendiendo la enorme responsabilidad que ahora tengo. Quiero seguir dejando muy en alto todo lo que significa el Valparaíso Sporting, El Derby y, por supuesto, continuar con la gran tarea que realizó Valentina Urrejola, Miss Derby 2018".
"Me comienzo a sentir parte de esta gran familia que es el Valparaíso Sporting, y desde acá quiero seguir con ese importante legado hípico con el que tantas personas se sienten identificadas. Este es mi gran desafío para este año de reinado".